• Nacional

    23 de febrero de 2020

    Lxs jóvenes y la política a partir del 2001 ¿Irrupción o continuidad?

    Cómo atravesó la lucha en esa época a lox jóvenes, incipientes militantes, hoy dirigentes de nuestra organización.

    Pasada las cinco de la tarde, el calor se hizo sentir dentro de la carpa principal del Encuentro Nacional de Jóvenes. No fue impedimento para que las y los asistentes de toda las provincias se acercaran a escuchar las experiencias personales de las y los invitados al conversatorio.


    Los relatos en relación a cómo atravesó cada uno la crisis de 2001 y cómo esos hechos fueron trascendentales en su militancia emocionaron a las y los presentes.


    El conversatorio estuvo integrado por Alba Rueda, Subsecretaria de Políticas de Género y Diversidad del Ministerio de las Mujeres, Género y diversidad; Leonardo Vázquez, Secretario de Organización de ATE Provincia de Buenos Aires; Alejandra Muntaner, de Yerba Buena, Tucumán, Pablo Spataro,Secretario General de CTA A Capital y Alejandro Garzón, Secretario Gremial de ATE Nacional.


    Hoy, a 19 años del 2001, la crisis social y económica que se desató en nuestro país producto de las medidas neoliberales, sigue siendo crucial en nuestra organización.


    Con ATE no se jode


    La pregunta que se hicieron las y los oradores y que circuló durante el encuentro fue dónde estaban en 2001 cuando el estallido social se hizo sentir en las calles. Si bien con diferencias en cuanto a los lugares de procedencia (Tucumán, Buenos Aires, Capital Federal, Santa Cruz) los relatos fueron encontrando similitudes: cómo hicieron aquellos jóvenes, militantes incipientes, hoy dirigentes, para llevar el pan a su casa o reclamar lo que creían justo.


    ¿Debían irse del país o enfrentarse a un modelo que los prescarizaba? ¿Existía alguna central que los represente y que defienda sus derechos? ¿Cómo podían organizarse cuando el Estado era nulo y en la calle se respiraba represión? Las respuestas fueron surgiendo a medida avanzaba la tarde.


    El 2001 como continuidad: la gesta de organizaciones sociales, los movimientos barriales y de trabajadores y trabajadoras desocupadas que salieron a la calle para pelear por sus derechos. El 2001 como estallido: los mil y un rebusques para conseguir dinero y poder sostener una familia, proyectar un futuro. La organización como principal herramienta de lucha y, la militancia como lugar de encuentro y contención: ATE más que un sindicato.


    ¿Y las diversidades? ¿Las travestis?  También estuvieron presentes en la movilizante jornada. Lohana Berkins como principal bandera de lucha, impulsora de los derechos de las identidades travestis y trans fue recordada durante la tarde. El aplauso cerrado al pronunciar su nombre dió cuenta de que aún entre los más jóvenes, continúa siendo pionera en la reivindicación del colectivo LGBTIQ.


    Y la emotividad no sólo pasó por los relatos. También fue recordada a través de un corto, la histórica Marcha Grande, encabezada en el 2000 por la CTA y Víctor De Gennaro como principal referente. 

     

    “Yo soy así, soy CTA, por eso hoy vengo a pelar, en el país, no puede haber un solo pibe sin comer”, cantaron las y los jóvenes al finalizar la proyección.

     

    La resistencia a los gobiernos neoliberales ha sido eje fundante de nuestra organización y quedará en la historia, cómo las y los jóvenes han sido protagonistas de esas luchas. Hace 21 años con De la Rúa, hace uno con Macri ¿Qué desafíos tendrán las y los nuevos jóvenes?.


    Prensa ATE Nacional


    Relacionados