• Nacional

    8 de octubre de 2019

    Presentación del documental “Los Ñoquis, crónica de una resistencia presente”

    Documental dirigido por María Laura Cali, trabajadora del Estado despedida del Centro de Producción e Investigación Audiovisual en el 2015.

    En la tarde de hoy se presentó, en el Hotel Quagliaro de ATE, el documental “Los Ñoquis, crónica de una resistencia presente”, de la compañera estatal María Laura Cali. El Departamento de ATE Cultura dio la bienvenida a la directora y al editor del documental, Franco Cruz, quienes tras ser despedidos del Centro de Producción e Investigación Audiovisual (CEPIA) en 2015 decidieron realizar este film sobre la estigmatización de los trabajadores y las trabajadoras estatales de la Argentina.

    Mirta Matheos, Directora del Departamento de ATE Cultura, saludó a los invitados: “Le queremos dar la bienvenida a los compañeros y agradecerles por venir a presentar el documental al Hotel Quagliaro de nuestra ATE. Pero además quiero contarles que ya he recibido llamados y mensajes de los compañeros y compañeras de Córdoba, Misiones, Jujuy, de la Patagonia y de varios lugares más del país para ver en qué momento podemos organizar proyecciones de la película en las distintas sedes de ATE”.

    “Los trabajadores y trabajadoras estatales quieren verse reflejados e identificados en esta pelea, que ha sido en el Ministerio de Cultura, pero que es equivalente a la que han tenido que llevar adelante en una gran cantidad de sectores del Estado. Son muy pocos los organismos que han tenido la suerte de no tener despidos en estos últimos años”, agregó Matheos.

    Por su parte, la directora del documental María Laura Cali dijo: “Este es un trabajo que hemos emprendido hace más de un año, con un equipo completamente integrado por trabajadores y ex trabajadores cesanteados. Franco Cruz es co-guionista y editor del documental. Tanto él como yo fuimos despedidos en el 2016, pero a mí me reincorporaron y a él no. Así es que este relato es la mixtura de nuestras miradas y de nuestras vivencias con este Gobierno neoliberal”.

    “Este documental fue una forma de transformar el dolor en una reflexión y en una salida. Yo trabajo en el Estado desde el 2009 y, a partir de los despidos en el 2015 y toda la presión que vivimos los empleados públicos, necesité hacer una reflexión. Ahí es donde empecé a convocar a compañeros, como Franco Cruz, que fue despedido pero, a diferencia de mi caso, no reincorporado. Los dos trabajábamos en el Centro de Producción e Investigación Audiovisual (CEPIA), que directamente cerró sus puertas luego de un profundo vaciamiento”, agregó Cali.

    La directora además dijo: “Fuimos uniendo distintas voces que tenían la necesidad de expresar qué se sintió ser tratados como ‘ñoquis’, estigma que fue fogoneado por los medios de comunicación. Nosotros no nos sentíamos ‘ñoquis’. Nosotros amábamos lo que hacíamos, amábamos las políticas públicas que llevábamos adelante y nos sentimos muy maltratados y hostigados”.

    “Nos sorprendió muchísimo la repercusión que tuvo el documental. Nos dimos cuenta que realmente se trataba de una problemática que estaba tapada. Necesitamos discutir a nivel social qué tipo de sociedad queremos tener, cuál es el rol del Estado y el del empleado público, que es un garante de derechos, y la sociedad argentina no termina de comprenderlo”, opinó la realizadora del documental.

    Participó de la presentación además Hugo ‘Cachorro’ Godoy, Secretario General de ATE Nacional, quien dijo: “La decisión de realizar esta película tiene mucho que ver con que la lucha que dimos en estos años no fue solo gremial, sino que fue esencialmente una lucha cultural. Porque quisieron denostar y desprestigiar al trabajador del Estado y para eso buscaron alianza en el conjunto de la sociedad. Intentaron aislarnos para impedir que nuestra lucha de resistencia pudiera sostenerse en el tiempo. Pero nuestra lucha creció y terminamos echando en cuatro años a este Gobierno que tanto daño le ha hecho a nuestro país”.

    “Y para poder lograr esto, no solo se necesitó organización y voluntad de lucha, sino también consciencia y capacidad de dar el debate cultural. Y esa batalla cultural está ganada: No pudieron instalar su falsa premisa de que los estatales somos una raza maldita en la sociedad argentina. Al contrario, desde el primer día en el que salimos a la calle, el 24 de febrero de 2016, siempre estuvimos acompañados por multiplicidad de organizaciones hermanas. Eso demuestra que esfuerzos como el de ustedes tuvieron un profundo impacto en el conjunto de la sociedad argentina”, manifestó Godoy.

    “Es eso lo que nos está permitiendo ganar esta batalla, en función de demostrar que el Estado, en manos del pueblo, puede ser una herramienta extraordinaria para la transformación, y que los trabajadores estatales, por lo menos los que estamos nucleados en ATE, estamos comprometidos con que nuestro patrón real es el pueblo argentino. Y por él peleamos por derechos y valores”, cerró el dirigente de ATE Nacional.

    Prensa ATE


    Relacionados