• ATE

    7 de octubre de 2019

    Opinión

    Por Orestes Galeano

    Titular ISSTATE

    Puerto, barcos, armas: No es nada personal son solo negocios


    Puerto, barcos, armas: No es nada personal son solo negocios

    Transferencia del puerto sur (Isla Demarchi), licitación de terminales portuarias, buque logístico polar, Fabricaciones Militares convertida en sociedad del estado, son solo algunas de las “iniciativas” que avanzan a puro decretazo (o licitaciones a medida). Las operaciones para garantizarse negocios a futuro, la bajada de línea “el 11 de agosto no sucedió”, en realidad es un apúrense  (a sus funcionarios) que queda poco tiempo.

    Así opera la conversión de Fabricaciones Militares en sociedad del estado. No sería de extrañar que una vez inscripta aparezcan contratos firmados con operadores privados u extranjeros como la IMI (Industrias Militares Israelíes) con dudosos beneficios para el desarrollo tecnológico y el patrimonio de una industria que pertenece al conjunto del pueblo argentino.

    Traje a medida, dice la sabiduría popular cuando una licitación tiene destino seguro y tal parece ser el caso de la firma PSA  cuya sede está en Singapur, ahí mismo donde el Sr. Nicky Caputo (calificado como hermano del alma por el actual presidente)  es “cónsul ad honorem”. En dicha licitación, el Estado está obligado a efectuar inversiones pero la concesionaria tiene una caja predeterminada de excusas para no tener que ejecutar inversiones  propias.

    El combo lo completa la transferencia del puerto (sur) zona Isla Demarchi donde la maniobra implica exterminar organismos como vías navegables y liberar terrenos para negocios inmobiliarios del clan de gobierno actual.

    La  cifra es 195.500.000 de dólares. Es el presupuesto autorizado por decreto de necesidad y urgencia para licitar un buque logístico polar. Son más  que rumores los que indican que su construcción no se efectuará en nuestro país pese a que astilleros Rio Santiago y Tandanor  están en condiciones de fabricar dicho buque.

    Como si esto no fuera suficiente, recientemente, alumnos de la Universidad Tecnológica Nacional Regional Buenos Aires de la carrera Ingeniería Naval ganaron un concurso internacional con un proyecto de desarrollo de un buque logístico para navegación antártica. El concurso es organizado todos los años por la prestigiosa Society of Naval Architects and Marine Engineers (SNAME). El buque diseñado puede ser propulsado por gas natural licuado (combustible más limpio) o diesel. El año anterior otro grupo de la misma universidad estatal había ganado el concurso con el desarrollo de un buque de investigación pesquera.

    Tenemos la capacidad científica para desarrollarnos en forma independiente, tenemos mano de obra calificada en nuestros astilleros, talleres y fábricas, pero los negocios de los de siempre atentan contra la soberanía, el desarrollo nacional y miles de puestos de trabajo de nuestros compatriotas  que corren riesgo de perderse.


    Relacionados