• Neuquén

    24 de julio de 2019

    Por las deudas salariales trabajadores ocuparon oficinas de la PIAP

    La semana pasada terminaron de envasar un remanente de agua pesada, que debería ser despachada hacia la NASA, pero aún no se firmó ese contrato.

    En el marco de incertidumbre que existe por la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP), del Neuquén, los trabajadores de ese emprendimiento productivo junto a los delegados de la Junta Interna de ATE ocuparon la planta administrativa exigiendo que se clarifique el panorama laboral, en medio del persistente atraso salarial, que ahora mismos los tiene afectados por el impago del salario del mes de junio y el medio aguinaldo.

    En medio de una crisis que arrancó a mediados del 2017, cuando el gobierno paralizó la fábrica, los trabajadores mes a mes se ven afectados por el cobro del sueldo fuera de término. Pablo Sosa, delegado general de ATE en la PIAP explicó que a hoy “sólo hemos cobrado el 50% de los haberes de junio, nos falta el 50% restante, más el medio  aguinaldo".

    La decisión de ocupar la sede administrativa también está dada por el silencio tanto del gobierno nacional como la provincia, como sigue la situación general una vez que se acabe el plazo de los retiros voluntarios, por el que ya se fueron de la PIAP otros casi 100 compañeros, que se suman a otro grupo grande que abandono el emprendimiento en los últimos años.    

    “No sabemos qué va a pasar con nosotros”, dijo Sosa tras explicar que “algunos compañeros se fueron por retiros voluntarios, otros pasaron a prestar servicios para las petroleras y el resto (214 trabajadores) atravesamos la incertidumbre de no saber sobre nuestros futuros”.

    La semana pasada terminaron de envasar un remanente de agua pesada, que debería ser despachada hacia la nucleoeléctrica Argentina (NASA), pero aún no se firmó ese contrato.

    Los delegados mantuvieron una reunión con el gerente general de la firma, para reclamar el pago de lo adeudado, pero la misma persona les informó que “no hay fondos para salarios”.

    En este marco la primera acción fue la toma de la planta administrativa, aunque no descartan volver a trasladar la protesta hacia la Ruta 22, como ya sucedió semanas atrás. Sosa subrayó que “el Gobierno nacional está destruyendo todo lo que tiene que ver con el plan nuclear que tiene más de 70 años y costó muchos millones de dólares al país. Hoy cada día está peor”.

    Prensa ATE


    Relacionados