• Nacionales

    5 de julio de 2018

    PIAP: Exposición en el Senado de la Nación

    La PIAP está paralizada desde mayo 2017, cuando el gobierno nacional ordenó una revisión técnica, que debería haber durado entre 2 o 3 meses.

    En el marco de la problemática que atraviesa el sector nuclear y particularmente la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP), de Neuquén, los trabajadores de la planta,  representados por la Junta Interna ATE-PIAP, expusieron en la Cámara del Senado de la Nación la actual situación que afecta la producción de esta planta y reclamaron que se arbitren los procedimiento necesarios para que se garantice su reactivación.   

    La exposición se dio luego que el senador por esa provincia Guillermo Pereyra realizara, a pedido de los trabajadores de la PIAP, una nueva reunión de la Comisión de Minería, Energía y Combustibles que este preside en el Senado de la Nación.

    La PIAP está paralizada desde mayo 2017, cuando el gobierno nacional ordenó una  revisión técnica, que debería haber durado entre 2 o 3 meses. Sin embargo ante las  decisiones tomadas por el gobierno nacional de ajustar la actividad nuclear tanto la PIAP como otros emprendimientos productivos nacionales están paralizados. Desde entonces en la PIAP las únicas tareas que se hacen son de conservación de equipos y mantenimiento de todos los sectores.   

    Ante esta parálisis el mismo gobierno neuquino lanzó un decreto que impulsa la producción de agua pesada y al construcción de la planta de fertilizantes. Parte de este tema fue analizado la última semana en una audiencia pública celebrada en la Legislatura neuquina, con gran participación de trabajadores de la PIAP.

    A la salida de la audiencia el delegado de ATE en la PIAP, Pablo Soria, destacaron el interés de los bloques legislativos por llevar adelante propuestas para la reactivación de la planta, viéndose allí a legisladores de los bloques del FpV, Encuentro Neuquino, Libres del Sur, MPN y FIT.

    Aunque aún se tratan de propuestas preliminares, el delegado de ATE señaló que la planta de fertilizantes que promueve el gobierno “no es la solución global a nuestras necesidades porque ella sólo precisa de unos 50 trabajadores y acá hay que dar respuestas a un conjunto de 450 trabajadores”.

    Los trabajadores también están afectados por el atraso del pago de sus salarios, cobrando recientemente el salario de mayo y aún se les adeuda un índice del salario correspondiente al mes de enero.

    Prensa ATE


    Relacionados