• ATE

    15 de mayo de 2020

    El compromiso profesional y militante de una brillante mujer en ATE Córdoba

    Opinión: Por Daniel Parcero

    Por Daniel Parcero, escritor e historiador revisionista de ATE y el movimiento obrero.

    María ‘Lila’ García, histórica escribana de los gremios combativos de la Córdoba rebelde, ha sido rescatada de la ‘nube del olvido’, en una justa reivindicación por parte de la conducción provincial del CDP de la mencionada provincia, compañero Federico Giuliani, al decidir que la Escuela de Formación de Género, de inminente nacimiento, lleve su nombre.

    El hecho ha sido posible a partir del permanente empeño de la conducción de de ATE Nacional, desde la recuperación de la democracia, en recuperar su memoria histórica, labor investigativa plasmada en hasta ahora 6 tomos de su historia de construcción y consolidación organizativa, y 10 volúmenes de ‘Historias recuperadas’, rescatando el protagonismo de figuras trascendentes surgidas de las filas de la ATE, silenciadas por la historia oficial. Entre ellas: “Héctor ‘la perra’ Castro, ATE el Cordobazo y después”.

    Precisamente al ir al rescate de ésta figura trascendente del sindicalismo, y al encuentro de compañeras y compañeros como Guillermo Galindez –ex secretario de prensa de la seccional- que participaran de aquellas gloriosas jornadas de lucha, es que se pudo recuperar la página de compromiso que representa ‘Lila’; cuyo protagonismo, además, viene siendo recuperado en el libro en curso ‘La ATE y sus mujeres’ de pronta aparición.

    Como diría el maravilloso poeta uruguayo Mario Benedetti en uno de sus versos:

    “resumiendo
    y ya que ciertamente
    el olvido está lleno de memoria
    vamos a destaparlo / a revelarlo
    sin mezquindades ni pudores tibios /
    vamos a compartir los sueños con los sueños
    del prójimo más próximo y más niño”

    ‘Lila’ fue la escribana de la seccional Córdoba de ATE desde comienzos de los años ‘60, y de reconocida trayectoria profesional en otros gremios. Desde comienzos de su carrera decidió poner sus conocimientos al servicio del movimiento obrero, cumpliendo con un ejemplar desempeño, sobre todo en momentos en que la dictadura militar del General Onganía pactaba con la burocracia sindical espurios acuerdos y consentía intervenciones hacia conducciones del interior del país. Momentos en que el subsuelo de la Patria comenzaba a sublevarse.

    Aquella mujer, con profunda vocación nacional y popular, a la hora de la madrugada que era convocada, bolígrafo y carpeta en mano estaba presente en tomas de fábrica, asambleas, órdenes de captura, frente a los trabajadores estatales, y sus dirigentes en lucha. Siempre atenta y predispuesta para confeccionar las actas correspondientes y cumplir con el protocolo al servicio de quienes siempre consideró compañeras y compañeros. Acompañó junto a ellos, corridas y persecuciones de efectivos fuertemente armados a pié y también de la montada.

    ‘Lila’ hoy a sus 80 años continúa siendo la compañera escribana. En ése orden. “Cuando se corre la nube del olvido…el olvido está lleno de memoria”. Y porque nos pertenece y nos hacemos cargo.


    Relacionados