• ATE

    1 de mayo de 2020

    Opinión

    Por Daniel Parcero

    De tal semilla, semejante brote

    De tal semilla, semejante brote

    Por Daniel Parcero -escritor revisionista de la ATE y el movimiento obrero-

    Apreciadas compañeras y compañeros estatales: No se apenen. El compañero “Pelusa” seguramente se encuentra bien, cumpliendo una más de sus “misiones secretas”.

    Son tiempos de compromiso contra un enemigo genocida que requiere de la decisión y acción combativa, entre otros  de quienes se alinearon en aquella Juventud Maravillosa, que aquel trasvasamiento generacional operado por derecha creyó haber exterminado.

    Aún sobreviven compañeros como “Pelu”, y además formado cabalmente desde el sector salud, y militante de coraje comprobado.

    De semejante semilla como fue “la Irma Carrica”, “la Enfermera de los pobres”, antes de resultar secuestrada, y quien permanece en condición de detenida/ desaparecida.  Pero las comprendo compañeras y compañeros. Tan así, de pronto. Pero fiel a su aprendizaje revolucionario. No se avisa. Se toman “las armas” acumuladas y se sale a cumplir con la misión revolucionaria. Ya habrá “un buzón” donde dejar la señal de que la misión ha sido cumplida.

    También Irma antes de su propio secuestro se sintió preocupada y supo dejarle una carta de puño y letra:  “Me preocupa verlo tan triste por la caída de sus delegados, y de tantos compañeros que usted quería tanto!!! Quizás se está olvidando de ser feliz, y no disfrute lo que tiene exigiéndose más. Siga amando hijo (…) sonría hijo, sonría, que cuando yo lo escuche voy a rejuvenecer, y yo también seré feliz, y si luchamos tanto para modificar grandes cosas, tenemos que aprender a mirar pequeñas cosas de todos los días.

    (…) Yo sé de toda su riqueza espiritual, y de su entrega, de su esfuerzo por lograr cosas y salir adelante, lo duro del desarraigo de las soledades, en compañía y sin ellas. Sé todo de usted, lo que dice, y lo que calla. Y porque lo sé integro, hijo, es por lo que tengo de seguridad, que Dios, y quienes lo acompañan que nos entienden, no nos van a desamparar, y si usted al igual que yo, no nos doblamos, veremos muy pronto un poco el sol. Y de éstas dos cosas estoy yo segura”.

    Éxitos querido “Pelusa” en tu nueva misión. Seguramente, como tu brillante madre no vas a doblarte. Y aquél “buzón” del que les hablaba; del que “los sesensetentistas” sabemos bien de que se trata, ya cuenta con tu señal en el umbral de la vereda de la Avenida Belgrano 2527. Sabemos que estás bien. Y cumplida tu misión, terminada la cuarentena, haremos saber de tu exitosa tarea militante.

    Gracias “Pelusa”.

    Hasta la Victoria siempre!!!


    Relacionados