• ATE

    28 de enero de 2020

    Opinión

    Por María José Cano

    “Cada día millones de niñxs y adolescentes son empujadxs a la pobreza e indigencia, explotación y violencias”

    A 30 años de la Convención sobre los Derechos del Niñx (CDN), ratificada por nuestro país en el año 1990, con rango constitucional a través de la reforma de 1994 y con obligaciones reales y concretas, urge construir otra relación del Estado con la niñez, adolescencia y juventud.

    Pese a haber sido el acuerdo de derechos humanos más ratificado de la historia por los Estados -menos Estados Unidos-, 30 años después de reconocer los derechos de la niñez y con el establecimiento de principios básicos e incluso con la ruptura de ciertas prácticas y concepciones, continuamos denunciando cómo cada día millones de niñxs y adolescentes son empujadxs a la pobreza e indigencia, explotación y violencias.

    Frente la ofensiva neoliberal, la niñez y adolescencia es quien más sufre el impacto de las crisis y los problemas del mundo, por lo cual seguimos luchando y problematizando por fuera y dentro de los Estados -nacional, provinciales y municipales- ante la inmensa deuda que el  Estado tiene para con la niñez y su desprotección, ante un proceso agudo de vaciamiento institucional y desfinanciamiento, donde se ha profundizado una política de criminalización y estigmatización que tienen como blanco a la niñez pobre.

    Entendemos que la voluntad y la determinación políticas tienen el poder de mejorar las condiciones estructurales de vida de lxs niñxs. No es posible dejar de lado la cruda realidad en que se desarrollan y crecen millones de niñxs, adolescentes y jóvenes en nuestro país. Según UNICEF, en los últimos 30 años la Argentina no ha disminuido el nivel de 30% de pobreza en niñxs y adolescentes, siendo alarmante que en la actualidad ese porcentaje ascendió a 50,4%, alcanzado a más de la mitad de niñxs y adolescentes.

    Las conmemoraciones son momentos de balance, momentos en los que analizamos colectivamente avances y retrocesos, errores y aciertos, deudas pendientes y desafíos. En tiempos tan difíciles, de avance de sectores antidemocráticos en la región, como organización ratificamos nuestro compromiso en éste día, en seguir encontrándonos, porque nos sabemos junto con las organizaciones hermanas con ideas, convicciones, con fuerza y en lucha para poner a la #NiñezEnAgenda y seguir avanzando en mayor unidad para la construcción de una agenda política que realmente asegure y proteja los derechos de la niñez y nuestra democracia.

    María José Cano, integrante de la conducción nacional de ATE- Foro por los Derechos de la Niñez, ex Presidenta del Colegio de Trabajadores Sociales de la Provincia de Buenos Aires.


    Relacionados